El sistema de transponder es utilizado por la mayoría de las fabricantes de automóviles en Europa, Asia y Estados Unidos. Un transponder es un dispositivo en miniatura que se aloja dentro del mango de la llave y contiene una memoria no volátil, o sea que no requiere energía para funcionar ni para retener la información.

Hoy en día, la llave hace parte de un sistema de seguridad pasiva del carro o un sistema inmovilizador que, entre otras cosas, permite abrir las puertas, iniciar el motor, desbloquear el timón y activar el sistema de inyección.

La parte superior de la mayoría de las llaves es plástica e incorpora un pequeño transmisor y receptor, mejor conocido como transponder.

Este tipo de transmisor opera en un rango de frecuencia de 125 KHz y, al no tener su propia fuente de energía, tiene limitaciones en cuanto al alcance, que es tan solo entre 1 y 15 centímetros en promedio.


CONSEJOS PARA CUIDAR TU LLAVE


Las llaves que incorporan transponders requieren de cierto cuidado.

1. Por ningún motivo acerques imanes a las llaves, pues es casi seguro que se elimina la información interna del transponder.
2. Procura siempre retirarse las llaves de los bolsillos cuando pase por un detector de metales, pues existe el riesgo de borrar la información, dependiendo de la potencia del escáner.
3. No es cierto que la llave se dañe al caerse. Sin embargo, no la tires al piso frecuentemente ni la golpees, pues el componente interno se puede despegar.
4. Un carro normalmente viene con tres llaves. Guarde una en casa de un familiar o persona de su entera confianza. Esto es especialmente útil cuando te vayas de viaje, pues hay la posibilidad de extraviar o dañar la llave.
5. Si compras un carro usado, asegúrate de que te den el juego de llaves completo con que venía del concesionario.



*Fuente: Cerrajería Mastercar